IMG_0201.jpg

Monumentos y otras manchas insumisas. Placas de petri, líquenes, musgos y malas hierbas. Piedras con líquenes procedentes del antiguo cuartel militar de Gardeny de Lleida. Video. 19,21 min. 2020.

Los monumentos y arquitecturas públicas y conmemorativas -habitualmente grandes y pomposas- son muchas veces obsoletos elementos privilegiados de la escenificación del poder. Con claras referencias al clasicismo, que muchas veces son usadas por el mismo para vanagloriarse y difundir sus ideas. Fuerza siempre muy masculinizada, y sobre todo ligada a los regímenes totalitarios y fascismos. Arquitecturas donde crecen líquenes, musgos y lo que llamamos malas hierbas, y que tendemos a eliminar, como por ejemplo en las incómodas e indeseables coloraciones y pátinas. Pero mirado de otra manera pueden verse como manchas, pinturas creadas por la misma naturaleza, que socavan y incomodan las máquinas de estado. En irrumpir estas formas naturales, los elementos se convierten en contra monumentos, se vuelven anti poder, se convierten en máquinas de guerra. Otra visualidad de un territorio subsistencial que socava el Estado.

 

 

Monumentos y otras formas insumisas es también un mosaico, un escaparate de estas formas, manchas o pinturas de guerrilla, resistentes, que pueden romper con los sistemas, como con los restos de los edificios o los monumentos de Franco, que desgraciadamente todavía persisten en el territorio. Como una mesa o una caja llena de herramientas para la acción, líquenes en guerrilla, en insurrección, nuestras armas ecológicas y moleculares.

Link a algunas fotografías del proyecto